CASA DIOCESANA MÁLAGA

Noticias

articulos-224949

35 niños superdotados se dan cita en el Décimo Curso de Verano

La Casa Diocesana ha acogido el Décimo Curso de Verano para Niños con Alta Capacidad Intelectual. Se trata de un encuentro anual que organiza el centro especializado Huerta del Rey de Valladolid con el objetivo de aumentar la motivación en los escolares y prevenir el bajo rendimiento escolar. 

Un total de 35 alumnos con edades comprendidas entre los 6 y los 17 años han participado en este curso desde el 17 al 23 de agosto.

Juan Antonio Alonso –coordinador de los programas del centro- es doctor en Ciencias de la Educación por la Universidad de Salamanca, presidente de la Federación Iberoamericana y delegado en España del Consejo Mundial de Niños Superdotados y con Talento. Alonso explica el motivo por el que, desde hace diez años, él y una parte de su equipo de Huerta del Rey se trasladan hasta la Casa Diocesana de Espiritualidad Beato Manuel González para ofrecer este curso de verano: «En principio, la iniciativa fue por parte de una serie de padres andaluces. Estas familias, con sus hijos, venían acudiendo cada año a los cursos que hacemos en Valladolid. Entonces me propusieron hacer los cursos aquí».

El coordinador reconoce que un buen número de familias de la comunidad autónoma andaluza estaba reclamando este curso para sus hijos. Principalmente de Málaga, de Córdoba, de Jaén, de Sevilla y de Granada. Juan Antonio les comentó que no había inconveniente en organizar uno en Andalucía. Pero, para ello, era necesario encontrar un lugar idóneo. Un edificio dotado con aulas bien equipadas y con capacidad también de hospedar a las familias durante el curso: «Los padres buscaron este sitio tan extraordinario. Desde entonces venimos a la Casa Diocesana y estamos contentos. El ambiente es muy agradable».

De esta forma, la Casa Diocesana ha acogido desde el domingo 17 de agosto un nuevo curso de verano de una semana de duración para niños superdotados. Juan Antonio Alonso explica que han asistido un total de 35 alumnos con edades comprendidas entre los 6 y los 17 años procedentes de todas las provincias andaluzas y de una decena de comunidades autónomas.

Una inventora y un profesor de taekwondo, entre el profesorado

El curso, coordinado por Alonso, ha estado impartido por diez profesores que han aportado una visión multidisciplinar. Entre otros, una psicóloga, un arquitecto, un médico, una ingeniera aeronáutica, una inventora, una profesora de educación primaria y arte dramático, así como un profesor de taekwondo y un licenciado en educación física para las actividades deportivas.

Con talleres, estudios, debates, actividades y juegos, el curso ha pretendido estimular a los niños y jóvenes, propiciar una reflexión en torno a los valores y las normas, y ofrecer a los padres toda una serie de herramientas ante el curso escolar que ya está a punto de comenzar. «La experiencia ha sido fenomenal. Los padres se encuentran muy a gusto, conviven e intercambian experiencias. De hecho, una de las actividades que incluye cada curso es, precisamente, una escuela de padres. De una manera natural participan del curso. En algunas ocasiones han trabajado con sus propios hijos. Y se ha fomentado la relación familiar, que en algunas ocasiones, a lo largo del invierno se ha podido resentir», asegura el doctor en Ciencias de la Educación.

«A veces, los niños con alta capacidad intelectual pueden sentirse extraños, raros…Por eso este curso pretende fomentar las relaciones sociales entre ellos. Que convivan y tengan relación con otros chicos de edades similares, de intereses y motivaciones parecidas», detalla Juan Antonio Alonso.

El delegado en España del Consejo Mundial de Niños Superdotados y con Talento advierte que otro objetivo fundamental del curso es prevenir el bajo rendimiento escolar de los niños que, al tener una inteligencia superior a la media, pueden llegar a aburrirse y a sentirse desmotivados en clase. Algo que puede acabar en fracaso escolar.

“¿Mi hijo es superdotado?”

Pero ¿cómo da un niño superdotado muestras de que lo es? «Es muy probable que pueda presentar un amplio vocabulario, fluidez verbal, que se advierta en él una forma de realizar las preguntas más complejas. A nivel psicomotor no tiene por qué presentarse alguna gran diferencia». El profesor Alonso también estudia y sigue los casos de niños con talento que despuntan sobremanera en el campo de la música, el arte, las matemáticas o que manifiestan unas claras dotes de liderazgo. «A nivel social nos podemos encontrar con todo: que puedan ser sociales, menos relacionales, con menos capacidad de extraversión o de introversión. Pero lo que sí presentan todos es un afán intrínseco por el aprendizaje».

En este sentido, Juan Antonio Alonso recomienda a los padres que consulten a un especialista si advierten estos síntomas en su hijo: «Es importante hacerlo, porque estos niños pueden tener necesidades educativas especiales. Lo normal es que te pongas en contacto con alguien que te pueda ayudar».

En muchas ocasiones son los profesores quienes detectan que un niño puede presentar una alta capacidad intelectual. «A nuestro centro acuden escolares con muchísima frecuencia a través de profesores, de equipos de orientación, de pediatras, y en alguna ocasión también se puede producir a través de psiquiatras y centros específicos de las comunidades autónomas».

Juan Antonio Alonso aclara que hay niños superdotados que se adaptan perfectamente a su grupo y que no presentan problemas a la hora de socializar o de convivir con su familia. Pero, en cambio, también abundan los casos contrarios: «Si son niños que se sienten solos, que no tienen relaciones fáciles con otros niños de su entorno y además no se les atienden sus necesidades educativas o sociales pueden derivar en trastornos psicológicos, emocionales, incluso psiquiátricos. A veces escuchamos por televisión casos de niños muy inteligentes, pero que no se les atendió y luego presentaron dificultades. Esa es una realidad que es verdad».

Se calcula que entre un 2,2% y un 2,6% de la población tienen altas capacidades intelectuales (cociente intelectual superior a 130).

Un curso abierto

Juan Antonio explica que el curso de verano que se celebra en la Casa Diocesana se dirige a cualquier familia con un hijo superdotado. «Está abierto a todo aquél que nos pueda enviar un diagnóstico, donde se reconozca la superdotación intelectual de su hijo. Los informes diagnósticos pueden proceder tanto de centros públicos como de centros privados».

Alonso insiste en la importancia del diagnóstico precoz para poder realizar en el futuro un seguimiento adecuado. «La identificación temprana ha sido, y sigue siendo, uno de los trabajos que más hemos realzado y abordado». En este sentido, el profesor Alonso asegura que en su centro han trabajado mucho en la igualdad y en la equidad para conseguir que cualquier niño con alta capacidad sea convenientemente atendido. «Hay familias que tienen un poder adquisitivo que les permite que sus hijos puedan participar en algunas actividades –deportivas o de otro tipo- y otras que no se lo pueden permitir, que no pueden solventar esa necesidad que su hijo pueda tener». De ahí el empeño de Alonso por trabajar en la atención temprana lejos de una perspectiva elitista. «Hemos sido de los primeros que nos preocupamos en el tema de la identificación temprana para que, con fondos públicos, se atendiera las necesidades de familias con menos recursos, de forma que también pudieran tener esas necesidades cubiertas. Eso ha sido algo que se ha conseguido con los años desde 1997».

Centro Huerta del Rey

Huerta del Rey, con sede en Valladolid, es un centro especializado en el campo de la superdotación y el talento. Fue fundado en el año 1989 por Yolanda Benito, doctora en Psicología por la Universidad de Nijmegen –Holanda- que hoy dirige el centro, convertido en  todo un referente mundial en el diagnóstico e investigación de las necesidades educativas de niños con alta capacidad.

Este centro, hoy puntero en el estudio dirigido a los niños con alta capacidad, trabaja en cinco ámbitos: la evaluación diagnóstica, el seguimiento –a través de terapias y cursos- la formación, la investigación y las publicaciones.

Lo integran una docena de profesores y un equipo de investigación.

Han publicado 21 libros, algunos de ellos, por su éxito, se han editado fuera de España.

También editan una revista científica, “Ideacción”, desde 1994.

La web www.centrohuertadelrey.com comprende 9.000 páginas con 30 artículos de prestigiosos expertos. Ofrece, entre otros contenidos, información de investigaciones nacionales e internacionales y cursos on-line homologados por el Ministerio de Educación para profesores.

El Centro Huerta del Rey organizó en el año 2001 el XIV Congreso Mundial de Niños Superdotados en Barcelona, en el que estuvieron presentes 54 países de todo el mundo. El congreso contó con el apoyo de la Casa Real, el Consejo de Europa y la Unesco, así como de dos ministerios y diferentes organismos públicos y privados.